miércoles, 11 de abril de 2012

ELISENA
















Va midiendo los ojos
el círculo de agua
el pozo de la casa,
la foto de Elisena
y su mancha en la frente
ovalado retorno de madera
el mirador apunta,
sacrificio de un parto equivocado.
Elisena se mueve por las noches
inmóvil la muñeca entre sus piernas
el instante patético
esconde sus poemas, los entierra
las letras van saliendo de su cuerpo.
Te vi desnuda en el río
ofreciendo tus senos a Elisena
tirando al aire una moneda
para atrapar el velo que la esconde
y no dejar sonámbula la carne.

LA LAVANDERA



















Lava en el río
frota enjuaga retuerce
cada prenda un motivo,
se esconde para verlo.
El artesano juega con el barro
ofrece un cuenco
a otra mujer,
no advierte su paso
no la mira
insólito el azar/esquivo el fuego.
Hanama cuelga la ropa
se va la luz del día
traza una línea en la cuerda
diapositiva del recuerdo.
Se acerca a la ventana
su propio rostro la mira
una procesión de lágrimas
acaba en el hocico de su perro.
Abre su diario
escribe sin mirar
la misma soledad/una palabra.

(Pintura de Fernando Amorsolo)

RETO (.)-(.)





Entró al bar,                                     a Andrea Estevan
un pétalo de luz
caía de la vela
deshojado minuto
ajena la ciudad
baldosa de otra calle
bocado en paralelo
no sostiene la tierra.
Antifaz en los ojos
su collar de cera
goteaba en la mesa.
Llegaron a buscarla
seres desnudos
que nadie veía
ocuparon la barra
derramaron el vino
así de rojos
se arañaban por ella.
Isabel se peinó
pidió la cuenta
y se fue…
Atrás iban ellos
con ese cansancio
de ser invisibles.

(Pintura de Andrea Estevan).