domingo, 13 de noviembre de 2011

CAZA


                               a Laura Alonso                                            

La lengua de ese lobo 
te atrapó por la espalda
mordió cada centímetro
un ángulo sin piel
ya gobierna tu hora.
Una bala se oculta
detrás de la muralla,
reciclado silencio de otro tiempo
ese disparo sonó antes
el cazador te habla
se desvela en tu pérdida.
La cinta se cortó al rebobinar,
copula con el cero
hasta olvidar el nombre.
El lobo no existió
era un cono de sombra
la proyección de abrir
cerrar, transitar otra vez
mirar el hueco.
En ese cóncavo minuto
nadie miente.
Pequeñas muertes
expulsan lo que sobra
para volver al centro,
la huella transparente
estaba ahí
nunca estuviste sola.

No hay comentarios: