lunes, 26 de abril de 2010

Emergen las ventanas
ogros sexuales de la noche
estéril duelo de una boca virtual
desatada la carne no aparece en la foto.
El ojo de la espera tiene nombre
en el teclado el cuerpo se suprime
llega lo blanco del origen
avanza sin querer lo que olvidamos.
Me pertenece algo que no es mío
el inconsciente verso de su rostro.
Por qué esperar entonces,
circulo en paralelo
si mi sombra no fue subtitulada.

3 comentarios:

lara dijo...

hermosísimo, Ali, y las sensaciones que tuve tan conocidas, aunque nunca se las diría a nadie...

abrazo!

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
agus dijo...

avanza sin querer lo que olvidamos....
sublime frase.......... gracias por esta bocanada de poesía fresca como la niebla del rio