lunes, 26 de abril de 2010

Emergen las ventanas
ogros sexuales de la noche
estéril duelo de una boca virtual
desatada la carne no aparece en la foto.
El ojo de la espera tiene nombre
en el teclado el cuerpo se suprime
llega lo blanco del origen
avanza sin querer lo que olvidamos.
Me pertenece algo que no es mío
el inconsciente verso de su rostro.
Por qué esperar entonces,
circulo en paralelo
si mi sombra no fue subtitulada.

LA EXCUSA

El animal sopla las flores de su cuerpo
traga los restos que dejaron los otros.
Ya no hay dueño que pida su regreso
ni partos en el río de los dioses.
Sus patas delanteras son azules,
la poesía es ahora una quimera
en la tierra ya no hablan de los hombres.
El animal mastica y agradece
plantas de marihuana en su refugio.
A estas horas la sed es un gigante
que acecha madrigueras y serpientes.
Pasa una hembra con la boca abierta
sale rodando por la arena
observa como un mito a su bocado.
Se lamen en un giro interminable,
mis ojos aparecen en la foto
la madrugada sepia es una excusa
para morder tu cuello en un segundo.