miércoles, 7 de mayo de 2008

REVELACIÓN


Tengo miedo.
Mi casa es una vela,
lentamente, se apaga.
Afuera, el viento, desata los demonios.
Seres extraños bailan en ronda.
Hay un cofre de lágrimas en el cielo.
¿Apocalipsis?...
Estoy viviendo en otro tiempo,
esta no es mi casa
mis objetos adolecen
las ojeras de mi cuarto
suben por las paredes.
No logro dilucidar este misterio,
veo una máscara egipcia,
tiene un dejo de mí misma.
Siento un escalofrío,
me espanta mi antigüedad.
Hace siglos que existo
y aún no se derrumba este escondite.
No soy tan joven como aparezco,
es una excusa para escapar del mundo.
Estoy petrificada en el mismo dibujo,
sentada en el jardín, inmóvil,
esperando que vuelvas.
Los pájaros se alimentan de mis senos,
beben un líquido azul
se mueren al instante.
Al otro día reviven,
destellos de colores en el cielo.
Se oye una melodía a lo lejos,
es tenebrosa y excitante, me pierdo.
Están pintando mi calavera
en el mural del tiempo.
Se distingue mi expresión de éxtasis.
Me dibujan muerta,
me dibujan viva.
Pido clemencia,
están jugando con mi alma.
Esta noche está poblada de finales.
Algo sucederá y no estaré para escribir la historia.

1 comentario:

Anónimo dijo...

La poesía es para seres elegidos.Entre ellos se reconocen rápidamente y dialogan. Generalmente vienen de otras vidas, por eso se cansan y se lamentan. Pero son maravillosos. La poesía se instala en sus almas desde muy jóvenes. Alicia , en verdad es una mariposa que muchas veces sorprende en pleno vuelo.Sus versos son testigo de esta magia y nos permiten compartir con ella sus visitas a mundos innombrables,eternos misteriosos.